Las famosas vitaminas naturalesEscrito por Raúl Guzmán Lastra

Estamos a punto de terminar toda esta introducción a la nutrición (en diferentes partes). Después de este y otro post más, vamos a ir integrando información y escribiendo sobre inquietudes generales en torno a estos temas: dietas, mentiras, verdades, programas de nutrición deportiva, etc. Cada vez que haya dudas respecto a lo básico de nutrición, vamos a poder regresar a releer toda esta introducción, que aunque es muy general, es práctica y clara.

Ahora tocar el turno de abordar el tema de las famosas vitaminas: Son sustancias orgánicas que no pueden ser sintetizadas por nuestro cuerpo, y que se requieren para diversas funciones críticas. Antes se pensaba que todas tenían la forma orgánica de aminas y por eso se llamaron así desde el principio. Ahora se sabe que hay otras formas orgánicas para las vitaminas.

Debido a que no se pueden fabricar por nuestro cuerpo, es indispensable consumirlas en los alimentos. Los elementos (moléculas nutritivas) por los cuales están formadas las vitaminas se encuentran en grandes cantidades en los alimentos que normalmente suministramos al cuerpo, pero el ADN humano no contiene la información para convertirlos en las vitaminas que necesita, por lo cual deben consumirse en formas químicas bien definidas o algún precursor de vitamina que requiera una pequeña transformación a vitamina por parte del hígado.

Aquí es relevante señalar que el código genético no solamente contiene aspectos físicos y fisiológicos generales, sino también la información de laboratorio necesaria para convertir un sinfín de sustancias en otras útiles para el cuerpo. Sin embargo, tiene su limitación de información, y es por eso que debemos consumir diversos nutrientes que el cuerpo no puede fabricar en base a los alimentos más generales (comida en sus términos más generales y aire). La realidad general es que casi todo mundo cree que con solo comer lo que sea y respirar ya es suficiente. Ahora sabemos que es una gran mentira.

Sin el correcto suministro de las vitaminas, dependiendo de cual falte, empiezan a presentarse problemas fisiológicos. No es posible realizar las funciones vitales que la necesitan. Un déficit a largo plazo de una o más vitaminas degenerará en un problema crónico no necesariamente causado por algún virus o bacteria.

Las vitaminas pueden presentarse en varias formas químicas. Casi por regla, al momento de pensar en compra de vitaminas aisladas, las formas químicas más eficientes para nuestro cuerpo son las más caras. Las formas baratas son biológicamente menos activas y menos absorbibles. Como ejemplo, la vitamina A se puede ingerir en forma de Retinol o la pro-vitamina A llamada Betacaroteno. El Retinol es más barato pero el exceso por tiempos prolongados puede sobrecargar al hígado, mientras que el betacaroteno es mucho más caro, y no existe riesgo de vitaminosis, aún consumida en exceso, además que funciona como antioxidante. Estos son datos a considerar para cualquier vitamina. Uno puede comprar un producto que tenga grandes cantidades de vitaminas, y pensar que es bueno, cuando en realidad tenga formas poco o nada utilizables por nuestro cuerpo, haciéndolo un producto malo, a pesar de que las cantidades mostradas en la tabla nutricional sean reales.

Vitaminas liposolubles (solubles en grasa) e hidrosolubles (en agua).

Las vitaminas liposolubles son las únicas con riesgo de “vitaminosis”, que en el peor de los casos causa nauseas y un ligero malestar que se quita suspendiendo las dosis excesivas. Salvo casos muy especiales de increíble negligencia y suprema estupidez puede convertirse un caso de “vitaminosis” en algo peligroso. En términos prácticos, la vitaminosis es algo que nunca va a ocurrirnos, pero que los médicos comúnmente mencionan cuando uno les comenta sobre el uso de multivitaminicos. En las escuelas de medicina aún se enseña que las cantidades necesarias de vitaminas y minerales se encuentran en los alimentos que normalmente consumimos. Esta es una afirmación vieja y que ya está fuera de lugar, debido a la industrialización de los alimentos, pero esto es tema de otro ensayo.

Las vitaminas hidrosolubles no corren riesgo de vitaminosis, ya que cualquier exceso en su consumo se desecha por la orina. La mayoría de las vitaminas son solubles en agua. En esta categoría entran: Todo el complejo B (B1, B2, B3, B5, B6, B12, colina, acido fólico, PABA e inositol) y la vitamina C.

Las vitaminas liposolubles son: vitamina A, D, E y K. Son liposolubles porque ellas mismas son un tipo de grasa. Se necesitan cantidades enormes de estas vitaminas para poder crear algún efecto adverso.

Las mejores fuentes de vitaminas son las frutas y las verduras frescas, seguidas de los cereales de grano entero (difíciles de conseguir; los cereales y harinas integrales procesados nada que ver, son una falacia, se pierde casi todo en el proceso). Es importante señalar que la refrigeración y cocción de los alimentos hace que se pierdan la mayoría de las vitaminas.

Escribe en los comentarios si ésta  información te ayuda a tomar conciencia de tu salud.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...